Gracias, Menorca

A veces, la vida te trae malas sorpresas. Te levantas un día, igual que siempre, sin esperar nada malo…y la mala noticia cae. Como una bomba. Como un golpe doloroso en plena cara. Algunas noticias duelen como una bofetada. Otras, más profundas, desgarran el alma...