La exclusividad y el servicio de alto standing de Bali probablemente sean de los más impresionantes del mundo. Cuando parecía que un hotel de cinco estrellas no podía ser superado, otro le supera y el cliente se queda boquiabierto ante tanto despliegue de sonrisas, amabilidad y exquisitez. Si tuviese que elegir un hotel entre todos los que he tenido la suerte de probar hasta la fecha, creo que El hotel The Mulia Resort & Villas, en la zona de Nusa Dua, encabezaría mi elección .

Nusa Dua es una playa kilométrica de aguas claras y arena blanca bordeada de resorts de lujo destinados a un viajero selecto en busca de tranquilidad y descanso en clave premium.
The Mulia Resort & Villas es un complejo de 30 hectáreas paradisíacas que cuenta con 107 villas privadas con piscina, 111 suites, 526 habitaciones, un gimnasio que presume de ser el más equipado de toda Indonesia, un Spa que contiene la única sala de frío de Asia, una capilla rodeada de agua para celebrar bodas y eventos y unos restaurantes conocidos por toda la isla. Para los más golosos, el hotel también dispone de una pastelería de alta gama cuyas calorías se pueden quemar nadando en cualquiera de sus 5 piscinas principales. Y eso no es todo: las instalaciones no representan la exquisitez y exclusividad del lugar por si solas. Su carácter impresionante cobra aún más fuerza cuando uno experimenta la calidad del servicio aportado. Cada villa cuenta con un mayordomo disponible las 24 horas a golpe de una simple llamada para cumplir los deseos del huésped en todo momento: servicio de ‘buggy’ para moverle por el hotel, pedidos especiales…Todo está hecho para que la estancia sea una experiencia inolvidable. Uno de los cometidos del hotel es que el cliente no necesite salir de él.
Entre ellos, se encuentra Soleil at The Mulia y su famosísimo y descomunal Brunch de los domingos, con sus mesas de marisco, sushi, todo tipo de manjares asiáticos y del mundo entero además de un menú ‘à la carte’ que alarga la oferta con suculentos platos. También el restaurante Chino Gourmet Table8, el japonés con show de Teppanyaki Edogin @ The Mulia y The Cafe y su buffet libre infinito. Y eso no es todo: las instalaciones no representan la exquisitez y exclusividad del lugar por si solas. Su carácter impresionante cobra aún más fuerza cuando uno experimenta la calidad del servicio aportado. Cada villa cuenta con un mayordomo disponible las 24 horas a golpe de llamada para cumplir los deseos del huésped en todo momento: servicio de buggy para moverle por el hotel, pedidos especiales…Todo está hecho para que la estancia sea una experiencia inolvidable. Uno de los cometidos del hotel es que el cliente no necesite salir de él. The Mulia es un destino en sí y muchos viajeros que se hospedan en otros lugares o incluso viven en Bali lo visitan a menudo para disfrutar de su reconocida calidad gastronómica. ¡Y no es de extrañar!

Os dejo AQUÍ el artículo de la revista Traveler que redacté tras mi visita al hotel

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas

The Mulia Resort & Villas