fbpx

La isla de Penang es un destino que todo visitante de Malasia debería poner en su mapa.

Situada a tan solo una hora de la capital del país, Kuala Lumpur, Penang es una maravilla gastronómica pero también arquitectural. Su ciudad principal, George Town, ha sido nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y sus pequeñas calles mezclan casas de arquitectura colonial con muros pintados que son verdaderos lienzos en los que artistas locales han ido dejando sus obras, junto a las que todos los turistas se van sacando fotos (yo incluída).

En cuanto a su oferta culinaria, la isla de Penang es considerada por muchos viajeros como la capital asiática de la comida callejera. ¿La razón principal? Su mezcla. Malasia es habitada por tres comunidades principales: la china, la hindú y la comunidad malasia musulmana. Y eso se retrata en sus platos. Las calles de George Town son una tentación constante y sus mercados de comida nocturnos un festival para los sentidos.

De George Town y mi investigación viajera, os compartiré 08 hallazgos que os recomiendo si visitáis la isla proximamente:

  1. Visitar la mansion Cheong Fatt Tze, uno de los atractivos turísticos de la isla, y disfrutar de una comida en su increíble restaurante Indigo at the Blue Mansion. Su menú ofrece un delicado desfile de platos exquisitos, muy finos y que son una perfecta introducción a la gastronomía local y el marco no puede ser más especial. Sirven platos distribuidos en un menú de mediodía para comer, mientras sus cenas son à la carte y todas las opciones son verdaderos manjares.
  2. Hospedarse en el hotel The Wembley, por su practicidad y precios razonables. El hotel se sitúa a unos minutos caminando del centro turístico de George Town y justo en frente de unos de los centros comerciales más importantes de la isla: 1st Avenue y Komtar. El hotel ofrece todo lo que uno puede necesitar: gimnasio muy completo, una piscina con tumbonas, restaurante que sirve desayunos de tipo Buffet, comidas y cenas y un servicio muy bueno.
  3. Subir hasta Penang Hill (Bukit Bendera). La colina más alta de la isla es muy divertida. Subir a su cima se hace mediante un funicular muy rápido y las vistas son impresionantes desde lo alto. ¡Genial para un sunset o para dar un paseo por ese lugar selvático y muy sorprendente! Además, recomiendo acudir a uno de los múltiples guías que se mueven por el lugar, ya que explican muy bien la historia de Penang y cómo moverse por Penang Hill. ¡Hay tanto que ver que uno puede elegir dedicarle un día entero, ya que no le sobrará tiempo!
  4. Visitar el mercado de Chowrasta muy pronto por la mañana o darse un paseo por Chinatown antes de las 09 y pararse en su mercado fresco para comprar algo de comida callejera para llevar. Penang tiene mucha comida callejera (sobre todo al caer la noche), pero sus mercados frescos mañaneros son muy auténticos y es fácil encontrar porciones de comida cocinada casera buenísima y aún más barata. Además, respirar la energía de los mercados asiáticos es siempre la mejor manera de adentrarse de verdad en el lugar que se visita.
  5. Darse un capricho en el centro comercial Gurney Paragon y su vecino el Gurney Plaza. Son sin duda los centros comerciales más modernos de la zona de George Town, y también los más completos. Todas las firmas de moda tienen su espacio dentro y uno puede encontrar con facilidad de todo si un día le apetece quemar la tarjeta de crédito.
  6. Dejarse mimar y ponerse bella/o en la clínica RX de Penang. La isla de Penang es un destino médico y médico estético de peso. Muchos asiáticos acuden a ella para operarse, cuidarse y acceder a buenos médicos. Por eso decidí probar yo también y, tras informarme adecuadamente, acudí a esta clínica de muy buena fama cuyo equipo me atendió maravillosamente. Me atreví con un tratamiento de PRP (Plasma rico en Plaquetas) y la experiencia fue muy, muy buena. Os lo recomiendo encarecidamente si tenéis intención de daros algún retoque o cuidaros en vuestro paso por Penang.
  7. Pasear por Chew Jetty, las casitas de la comunidad china que habita el embarcadero de Penang. Pasear por sus pasarelas de madera y ver el ambiente de mini barrio y la arquitectura de esas casas de fortunas (algunas veces muy bien montadas) es una experiencia muy especial y algo poco común.
  8. Callejear y buscar todas las obras murales que se esconden por el casco antiguo de George Town. Todo el mundo lo hace y puede que os encontréis con mucho turista posando frente a las paredes, pero es un paseo imperdible y merece mucho la pena.