homestay

noviembre 13, 2016
Siempre me ocurre lo mismo con Gili Air: la isla me atrapa y no me quiero ir nunca. Esta vez, a punto de irme